14590508_10154641836384630_2875974837237406547_n

Doctor Acuña: “Hemos visto las consecuencias del lucro en la formación en Odontología”

La reciente decisión del Tribunal Constitucional en relación al artículo 63 de la Ley de Educación Superior que elimina la norma que prohíbe a las universidades incluir entre sus sostenedores a personas o instituciones con fines de lucro, reinició la discusión respecto a esta temática. Esta decisión fue tomada por el organismo por 6 votos a favor y 4 en contra, declarando institucional el apartado que regula a los controladores con lucro y su participación en la educación superior.

Al respecto, el presidente de la Orden, doctor Jaime Acuña, afirmó que “como Colegio de Cirujano Dentistas de Chile hemos visto reflejadas las consecuencias del lucro en la calidad de la formación de los estudiantes de odontología, además del aumento de planteles que imparten la profesión sin regulación. Y no sólo eso, además esta situación repercute en la salud bucal que recibe toda la población”.

Acuña recordó que “en el país existen 34 programas universitarios que ofrecen la carrera de Odontología, donde los aranceles promedio superan los $7 millones anuales, sin contar que solamente 14 planteles se encuentran acreditados por la Comisión Nacional de Acreditación (CNA). Estos elevados costos son muy difíciles de financiar, conllevando a endeudamientos a largo plazo”.

“En paralelo -indicó-, algunos planteles educativos han aumentado considerablemente su matrícula, sin invertir en instalaciones ni equipamientos odontológicos necesarios para el correcto desarrollo de la carrera; lo que ha producido hacinamiento y reduce el tiempo para la imprescindible formación clínica de los alumnos”.

Respecto de esta situación, el presidente nacional del Colegio, doctor Jaime Acuña D’Avino, se expresó en desacuerdo con el fallo del Tribunal. “Hemos visto cómo se ha perjudicado la educación de los estudiantes con el lucro, las universidades sospechosas de lucro tienen en Odontología los aranceles más altos, la más baja infraestructura por alumno, las tasas más altas de rotación docente y deserción estudiantil y los puntajes más bajos en la PSU. Esto debe terminar. La formación en salud bucal no puede estar sujeta a la maximización encubierta de las utilidades de un inversionista.”

Finalizó afirmando que “por eso, como asociación gremial creemos en la necesidad de regular los estándares de acreditación e implementar un examen nacional obligatorio. Desde la educación de los dentistas se comienza a formar la calidad y el acceso a la salud bucal del país. Y deben tomarse medidas concluyentes al respecto”.